¡¿Que le dejen en paz al viejo ese, no?!

pinochet3.jpgParadojas del mundo en que nos ha tocado vivir. Mientras que en India, sus habitantes lloran la muerte de cientos de miles de personas por el terremoto ocurrido hace unos días, en Chile exactamente al otro lado del globo terráqueo celebran un hecho histórico que ha tenido una gran repercusión a nivel internacional; han tenido que pasar 2 años y unos cuantos meses para que al final D. Augusto Pinochet Ugarte oyese las declaraciones de un juez chileno con la firme intención de procesarlo. Ha sido una largísima batalla en la que hay que agradecer la colaboración de la mayoría de los países europeos con España, Bélgica, Reino Unido y Francia a la cabeza. Todavía podemos recordar la intervención del justiciero español, Baltasar Garzón, que tuvo que tomar cartas en el asunto dando una lección a los países sudamericanos, la mayoría de ellos corruptos bajo la amenazante garra de los Estados Unidos, de cómo tiene que funcionar la justicia en el mundo.

Es posible que ronde por la cabeza de alguno la idea de si habrá valido la pena tanto trámite, acusaciones y sufrimiento para llegar al punto al que la justicia ha llegado; al fin y al cabo quien ese viejo que viene de un país tan lejano, y que muchos no hubiesen acertado ni a situar en un mapa mundo, antes de que el dictador pisase tierras inglesas allá por el año 1998. ¡Qué más da que lo juzguen en España, Chile o Reino Unido!… Pero en cuestión de sensibilidad no podemos entrar. Solo pido que por favor si opinamos de algo que sea con un conocimiento mínimo al respecto o sino lo mejor es callarse (como dijo el filósofo del siglo XX, Ludwig Wittgenstein). Es posible que Chile nos quede un poco lejos, pero no olvidemos que hablamos de Derechos Humanos, algo que concierne a todo individuo que nace, de manera fortuita, en la faz de la tierra.

Muchas familias han estado esperando este momento; que la justicia de su país, que tantos años ha sufrido el golpe de la dictadura, desenmascare a un criminal que se paseaba por el mundo entero como un “intocable” (gracias Brian) gracias a su cargo de senador vitalicio. Para muchos familiares, las palabras del Juez Guzmán dictando el procesamiento del dictador, ha sido todo un regalo. Saben que no han perdido su tiempo y que la muerte de sus hijos no resultó en vano. Y muchos de ellos podrán al fin, dormir en paz.

“Solo triunfa el que persevera”, me comentó un amigo hace tiempo para que no perdiese las ganas de seguir con lo mío. Sonreí, pero no es hasta que aparecen este tipo de acontecimientos que uno empieza a entenderlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s