TRES SON MULTITUD

A raíz de diferentes excusas y razones muy políticamente correctas de los ausentes, el grupo que se hace llamar Goonies se vio reducido en la ciudad de las Olimpiadas a tres. Uno menos desde el último encuentro en la capital bretona. Veremos cuantos seremos en futuros compromisos…

El trío tenia que dar la talla en la ciudad condal, y no defraudó. El fin de semana tuvo momentos explosivos y muy excitantes. Casi siempre con el alcohol y el sexo haciendo acto de presencia. Se puede decir que hubo un desahogo por parte de todos y a todos los niveles pero lo que no se puede negar es que se vivieron experiencias de manera intensa… como siempre, vamos… y eso se agradece.

Vayamos por partes. Después de un viaje nocturno algo incómodo haciendo escala en Paris, y la bella Port Bou, un servidor llego con unos minutos de retraso a la estación de tren Barc-Sants, algo que no impidió el retraso del bello durmiente. Aproveché para ojear unas revistillas en un kiosko y depaso maldecir al Madrid por su sorprendente derrota ante el Zaragoza. Entre muchos goonies, el retraso es pan de cada día, asi que nada mas ver al Albert me fundí en un fraternal abrazo y sentí gran satisfacción de poder ver a mi colega, inimitable con esas greñas. Horas despues se fue en busca del bussiness-man Martín Menayo recién llegado del curro de Madrid en vuelo directo Spanair774. Le pasó un tanto de lo mismo, una larga espera en el Prat que tuvimos que excusar con un besito y un abrazo.

La acogida en casa del Albert fue exquisita. La madre, que nos sorprendió a todos con su implicación con la izquierda catalana, nos soportó con gran generosidad y simpatía. Llegamos hasta el punto de invadir su habitación y dormir como leones en su cama. Inevitablemente el Albert no se pudo reprimir y nos dio un par de veces por culete. No hubo paja colectiva por las noches. Por cierto que tuvimos un grato encuentro en la casa ; una argentina de nombre Nati, nueva inquilina del Albert, que supo aguantar nuestras chorradas y ralladuras con sentido del humor. Nadie se la pilló.

Por votación unánime se decidió no llamar a Natxoelmacho, que previsiblemente se encontraba en Barcelona. El personal no quería mas follón del que se podría hipotéticamente montar. Tampoco nuestro intrépido navarro había mostrado mucho interés en tomar contacto, así que todos contentos. Como ya he dicho antes, tres son multitud.

El basket no podía fallar a su cita. El dream team no estaba al completo, faltaba el base valenciano con sus pases espectaculares y el alero andaluz con sus tiros inverosímiles, pero el trío streetball tuvo que dar la talla. A pesar de los años no se ha perdido el espíritu competitivo ni la compenetración en el tres contra tres… pero amigos ya no tenemos 17. Hay que admitir y reconocer que nos estamos volviendo viejos. Lo que si permanece y perdurará es nuestra mentalidad de colegial cachondo. Que la vamos a hacer.

Un poco de cultura con una película de Almodóvar: La Mala Educación, y posteriormente, como no, un análisis moderado con intervenciones de cada uno muy pertinentes. Evaluación personal: bien tirando a regular. El director manchego no ha estado a la altura de sus dramas anteriores, Todo sobre mi madre y Hable con ella, para mi muy superiores.

Fue un fin de semana mas que interesante; unos días de sentimientos extremos encontrados, discusiones político-económicas, algunas sin sentido pero fructíferas, diálogos tarantinescos altamente censurables y alcohol en cantidades industriales. Tampoco faltaron los ataques CCC (claros, concisos y concretos) a hembras de diferentes nacionalidades ni las sesiones para desahogar esos cuerpos insaciables cargados de testosterona… pero sobre todo y ante todo mucha honestidad.

El Albert nos volvió a demostrar que es un gran nadador en los puertos de Barcelona y que conserva su profunda sensibilidad y coherencia con su filosofía de ver la vida, la Guilla que le molan cada vez mas las extranjeras y que tiene serios compromisos que arreglar a nivel sentimental y bueno la mata que sigue poniendo orden en la medida de lo posible, que está fatal de pelas endeudándose a costa de sus amigos y que su obsesión por el sexo no tiene limites.

Poco más en un finde que pasó rápidamente y que dejo buen sabor de boca… y de cigarro visto los pitillos que le robamos al Albert. Cada uno ha vuelto a su ambiente; la Guilla a su empresa en la que espera cambiar de rumbo, destino Airbus, el Albert con su mundo particular, arreglar sus contratos inmobiliarios (y su cv) y adentrarse de lleno en el mundo de la filosofía, y la Mata en su rutina de Erasmus poniendo un ojo en su famoso guión que espera rodar antes del 2034.

Resumiendo, otro gran encuentro para archivar, Lógicamente echamos de menos a los ausentes. Lo único que esperamos es que en próximas reuniones no disminuya el número de goonies y sobre todo que permanezca el espíritu sincero, cachondo y sensible, en todos nosotros, por los siglos de los siglos. Amén.

Rennes, Abril 2004

“Lo malo -o lo bueno- que tienen los momentos importantes de tu vida es que casi nunca te enteras de que lo son.”


Arturo Pérez Reverte

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s