Amenábar y las Proyecciones de la Filmo

amenabar2.jpgHacía mucho tiempo que no teníamos noticias de uno de los jóvenes directores de referencia de nuestro país. Algún que otro rumor se había disparado por la red, pero poco más. El genio estaría maquinando en la sombra después de sus merecidas vacaciones Mar Adentro. Pero mira tú por donde que recientemente y para sorpresa de un servidor se realiza una retrospectiva de su escasa pero influyente obra cinematográfica en la Filmoteca de Cataluña y con motivo de ésta, el homenajeado Alejandro Amenábar (Santiago de Chile, 1972) aprovecha para desplazarse a la ciudad Condal y ofrecer un coloquio abierto al público. Como no podía ser de otra manera asistimos puntuales a la cita, y así poder incrementar aún más mis conocimientos sobre la filmografía de éste polifacético y metódico artista y sobre todo empezar a despejar rumores sobre sus próximos proyectos. Sorprende ver entre los asistentes al evento a numerosas personas de avanzada edad. Sabía que Amenábar era un director de masas pero nunca imaginé que su popularidad y repercusión llegase a los espectadores de la tercera edad. No pude hacer otra cosa que alegrarme. Los abanderados del buen cine, y para colmo español, son apreciados y valorados en su justa medida por todo tipo de público. En la mesa, el director hispano chileno estuvo acompañado por el respetado crítico de cine Jaume Figueras, al que algunos abonados de Canal Plus recordarán como presentador anual de la Gala de los premios Oscar y Joaquín Oristrell, un reconocido guionista y posteriormente director de divertidas cintas como Sin Vergüenza o Inconscientes que por cierto demostró tener un ácido sentido del humor en sus cortas intervenciones. Las preguntas de los asistentes empezaron a discurrir de forma convencional y distendida; nos desveló algún que otro secreto y anécdota acerca de Nicole durante el rodaje de Los Otros, sobre las dificultades de rodar con la estrella australiana y su perseverancia por conseguir el montaje final que el perseguía. Por otro lado, tampoco se dejó pasar por alto la época dorada que vive el cortometraje español y aunque él no siente especial interés en volver a sus orígenes, manifestó su apoyo evidente a los cortos de hoy en día, como puerta a los trabajos audiovisuales de mayor duración. También reiteró su admiración por sus cineastas de referencia; Spielberg, Hitchcock y Kubrick. Me obligó a revisionar la cinta Munich cuando calificó la puesta en escena del film como “apabullante”, definiendo al autor de ET y La Lista de Schindler como “el mejor contador de historias en imágenes, de la actualidad”. Pudimos escuchar sus comentarios acerca de un realizador de cierto perfil similar al suyo, David Fincher, del que dijo que es un director que” le sobra cabeza y le falta corazón” corroborando que su último trabajo Zodiac, le había gustado. Tampoco pudo dejar pasar por alto su gran interés por algunos títulos del realizador austriaco Michael Haneke y por su fascinación por el tratamiento y el morbo que genera la violencia audiovisual, algo de lo que él se inspira claramente al escribir el tratamiento de su ópera prima, Tesis.

Se le preguntó, evidentemente, sobre su nuevo proyecto pero lo único que nos pudo adelantar es que se trata de un largometraje que empezará a rodarse dentro de un año y que será una historia coral. Sobre los rumores de su participación en la adaptación de la novela de Juan Rulfo, Pedro Páramo, que en principio está preparando su compañero y amigo Mateo Gil en México, Alejandro desmintió los rumores sobre su posible participación en el guión o dirección de la obra e incluso se atrevió a adelantar que posiblemente renuncie, por problemas de tiempo, a trabajar en la banda sonora, como ya había hecho anteriormente con sus más cercanos en Nadie Conoce a Nadie del propio Gil y La Lengua de las Mariposas de su “descubridor” José Luis Cuerda. Por mi parte, estaba impaciente por conocer si había posibilidad de alguna manera de visionar su primer corto que realizó en 1991 junto con Mateo, su título: La Cabeza. El corto en cuestión ganó el Primer Premio del A.I.C.A (Asociación Independiente de Cineastas Amateur) y le permitió seguir encadenando trabajos de corta duración como Himenóptero (claro antecedente de su ópera prima Tesis) y Luna (ésta realizada por partida doble ya que originalmente tuvo su versión en video y luego una versión en 35mm). Me respondió, algo ruborizado, de que tenía una copia en casa pero que difícilmente la sacaría a la luz por su propia voluntad ya que la considera una obra muy amateur en donde se notaba claramente su aprendizaje en el medio… Yo, me quedé con las ganas de poder verlo.

Otro punto interesante que salió a la luz a raíz de uno de los comentarios de los asistentes fue la constatación de como Amenábar puede ser considerado uno de los grandes directores españoles que provocan mayores envidias, al ser siempre cuestionado y por el cual los críticos, antes de cada estreno, afilan sus cuchillos para despedazarle. Pero finalmente se frustran, fracasan, al constar que lo ha vuelto hacer bien y que la ha vuelto a clavar. Y es que los films de Alejandro han logrado algo muy difícil de conseguir, más aún en nuestro cine; dejar contento tanto a público y crítica a partes iguales ganándose incluso el respeto a nivel internacional. Y yo me planteo ¿qué es lo que le queda como reto profesional a este chaval de 35 años? ¿Quizás una comedia?, ¿Una historia épica?, ¿Empezar a probar varios géneros muy diferentes, como ya hizo su mentor Stanley Kubrick?

Mientras que las preguntas y los comentarios se sucedían acertadamente, era inevitable que algún participante provocase murmullos y agitase el conglomerado con sus intervenciones, despertando eso sí, el interés de mis amigos y vecinos de butaca que se habían visto obligados a acompañarme aunque nunca con el mismo entusiasmo que manifestaba un servidor. Algún que otro “listillo” se tuvo que exceder en sus preguntas dándole incluso más importancia a la retórica de sus cuestiones que al fin en ellas mismas, menos mal que Jaume estaba allí para mantener un poco el cotarro y no desviar el asunto principal de la charla. El colmo del asunto y lo que se salió un poco de tono rompiendo con la correcta tónica del coloquio, fueron las intervenciones fuera de lugar de ciertos participantes con sus intervenciones y quejas sobre la calidad de las proyecciones en la sala. Aunque es verdad que el tema en sí no iba muy desencaminado a tenor de un comentario de Alejandro quejándose sobre el poco cuidado de algunas proyecciones en ciertas salas, pienso que las preguntas y comentarios se desviaron en exceso y el tema debate pasó de ser la figura y obra del joven director a una retahíla de ataques sobre la pobre imagen de la Filmoteca de Catalunya. Y es que muchos de los participantes pretendían hacer de sus intervenciones, speeches, fórmulas abiertas para ser oídos pero no escuchados y poder obtener un cierto y breve halo de protagonismo. Una pena, cuando el verdadero protagonista de la historia era el señor Amenábar y el factor tiempo apretaba.

A pesar de todo, me quedo con su presencia que me dejó un muy buen sabor de boca y me corrobora mis impresiones y sensaciones; Alejandro sigue siendo un director comprometido y coherente con el cine que hace. A pesar de sus reconocimientos y la lluvia de premios y ovaciones recibidas, aparenta tener una cabeza fría manteniendo siempre una actitud sencilla y modesta ante cualquier tipo de planteamiento o cuestión que se le proponga. Es verdaderamente admirable y esperemos que sus trabajos sigan entreteniendo, deslumbrando y haciéndonos soñar que esa permanente crisis del cine español forma parte del pasado.

Anuncios

Un comentario en “Amenábar y las Proyecciones de la Filmo”

  1. El coloquio aqui mencionado, es el primero que tengo el honor de presenciar y valorar. No me dejé arrastrar, ni fui ni mucho menos obligado, ya que soy admirador pasivo del trabajo de Aménabar, pero no soy un fan incondicional y aún menos un fanático cinéfilo. Es una experiencia interesante y reveladora. No sé cual es exactamente la finalidad de estos coloquios, cada uno tendrá su objetivo y sus expectativas, pero al escuchar, mas bien oir ya que no prestaba demasiada atención, las “preguntas”, los agradecimientos, las intervenciones en general del personal alli presente, yo francamente me esperaba otra cosa…Había allí, aquellos que demostraban amor al arte y otros amor al cine, que no es lo mismo!. Aquellos que hacían preguntas con curiosidad intelectual, científica incluso (la utilización de esta u otra técnica, la música, el guión, etc). Luego están los otros mas interesados en saber que qué tal Nicole! y que si sus vidas han cambiado por completo después de haber visto esto y lo otro qye se la menean pensando en la próxima película!. Por último están aquellos que aprovechan la ocasión para denunciar el mal estado de los cines y filmotecas…cargar el ambiente, ponerle morbo, eso está guay!.
    En fin, cada uno con su rollo, yo lo disfruté, quizás porque estaba con mis amigos y que al lado había una muchacha que estaba como un bonbón!.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s