Grande San Juan

untitled.bmpDefinitivamente nuestro cine español empieza a estar de enhorabuena. No sólo por el talento de algunos directores que han presentado sus óperas primas a lo largo de los últimos meses, y espérense sentados que ya se acercan Bayona, Vigalondo y Groizard con El Orfanato, Los Cronocrímes y Dos respectivamente, sino por la variedad de sus puestas en escena y en abordar diversos géneros, haciéndo un acertado uso del montaje y diversos técnicas cinematográficas.

Tal es el caso del debut en el largometraje de Félix Viscarret, joven director apadrinado por Fernando Trueba y basado en la novela El Trompetista del Utopía de Fernando Aramburu. Trueba visionó uno de sus cortometrajes, Dreamers, y vio futuro en el joven ofreciéndole la oportunidad de dirigir su primer film para la gran pantalla. Eso sí, tuvo que esperar varios años para poner en marcha el proyecto.

Una bonita historia de personajes entrañables, que se desarrolla en el pueblo navarro de Estella, lugar al que decide volver un rufián, holgazán y perdedor nato, Benito Lacunza, sólidamente interpretado por Alberto San Juan. En su reencuentro con su hermano Lalo, (Julián Villagrán) que se dedica a construir esculturas con chatarra, descubre con sorpresa que tiene una novia, antigua amiga suya, llamada Nines, (Emma Suárez, regreso a la gran pantalla después de tres años), madre de una niña introvertida y fumadora precoz, Ainara (Violeta Rodríguez) con la cual Benito entabla una singular amistad.

El mayor reclamo que nos invita a apreciar ésta película se basa en su puesta en escena llena de personalidad, para contarnos una historia sencilla que no cae en el sentimentalismo barato y fácil, de personajes desorientados y frágiles que gravita con inusual facilidad entre la comedia y el drama.

La elección de los actores en su reparto me parece bastante acertada. San Juan demuestra saber estar a la altura llevando el peso del film, en un papel que le viene como anillo al dedo, marcando el tono y ritmo melodramático de las diferentes situaciones. A Julián Villagrán, le descubrí gratamente en Bienvenido a Casa de David Trueba y habrá que ir siguiéndole la pista porque apunta alto y a Emma Suárez ya la venía echando de menos. Quizá la única que no se encuentre a la altura del reparto es la joven actriz Violeta Rodríguez, posiblemente porque su rol no esté muy bien dibujado o por una falta de consistencia en el trabajo de interpretación de la joven.

El guión puede que chirríe un poco, sobre todo en la segunda parte de la película, en donde se produce un dramático accidente que acelerará los hechos de forma inevitable, llegando incluso a forzar incluso si cabe los acontecimientos en éste pasaje para llegar al desenlace final, algo azucarado por cierto. Tanto la música como la fotografía ayudan notablemente a dotar al film de una interesante puesta en escena acordes con el tono nostálgico y melancólico que su director le intenta impregnar a su ópera prima.

Nos encontramos ante una de los films españoles más interesantes en lo que va de año (bueno viendo el panorama ya sé que tampoco es mucho decir). Apuntamos un tanto al Sr Trueba por haber confiado en un joven director como productor, otro al reparto en donde se desprende gran química, sobre todo entre San Juan y Suárez y cómo no a Félix Viscarret que ha sabido aprovechar el texto de la novela de Aramburu y otorgarnos un film con estilo propio y sensibilidad.

La película se alzó con el máximo galardón en el pasado Festival de cine español de Málaga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s