El basket por amor al cine; pasiones encontradas

cine_11.jpgfotonoticia_15433_biggasol.jpg Pienso haber tenido días suficientes para digerir la decepción sufrida tras el Eurobasket celebrado en nuestro país, donde como bien deberíais saber la mayoría de vosotros, nuestro apodado E.T. -Gasol-  fue el elegido para jugarse el título en el último segundo y por lo tanto después de un tiempo, era inevitable remitirme a mi web para plasmar una serie de ocurrencias  arrebatadoras.

Entrar a valorar y analizar el partido no tiene mucho sentido en un blog que habla principalmente de cine, aunque quiero dejar bien claro que siento un gran orgullo por éstos 12 baloncestistas, que han elevado este deporte al nivel que le corresponde en todas sus facetas.

Mis impresiones van mucho más allá y la pasión que me volvió a desatar ésta selección, pasión la cuál dicho sea de paso, nunca ha decaído desde que empecé a practicar éste maravilloso deporte hace ya 15 años, me ha llevado a pensar y a analizar lo que hace tan mágica y emocionante la grandeza de éste deporte.

Ambas actividades que han estado muy ligadas desde mi niñez han ido cobrando un sentido en su conjunto pudiendo encontrar a medida que las analizo, más de una similitud entre éste juego del balón y el mundo del celuloide. Permitidme pues, que haga una serie de comparaciones, algo forzadas eso sí, pero imposible de omitir para alguien que manifiesta su amor por ambas aficiones de forma descarada.

Cuando un rodaje comienza su andadura, el realizador de un filme se convierte en el capitán del barco, el director de orquesta, el máximo responsable en llevar a buen puerto el proyecto donde se ven todos involucrados. La noche del domingo pasado, Pau fue nuestro capitán, nunca mejor dicho y por lo tanto la persona que tuvo que soportar la presión de ser el encargado de asumir una responsabilidad predeterminada.

Time. El tiempo como elemento cronológico, factor esencial en cualquier rodaje que se precie, ha sido también un elemento imprescindible y determinante para ésta Selección en el resultado final de un partido a contrarreloj.

La esencia del colectivismo; el baloncesto destaca por encima de todas las cosas por tratarse de un deporte de equipo donde todos sus participantes tienden a formar una piña para sacar el partido adelante. Durante un rodaje, el buen resultado de un film depende en muchas ocasiones del buen ambiente que se haya creado durante el rodaje y el buen entendimiento del equipo. Cohesión entre sus departamentos y miembros del equipo es fundamental.

Factor psicológico; don especialmente importante en aquellos jugadores que lanzan sus tiros libres o se la juegan en los últimos segundos, durante un rodaje la fuerza mental a la que tienen que recurrir sobre todos los que asumen mayores responsabilidades es considerable. Un realizador puede tener todas las dudas del mundo en su cabeza, pero no se puede dar el lujo de compartirlas en público ya que si no, crearía un desequilibrio e inseguridad en el resto del equipo.

En algunos casos puedes estar arriba, en la cresta de la ola y poco tiempo después la situación se inversa y la balanza gira hacia el otro lado… sensación parecida aconteció a Gasol y los suyos cuando terminaron el primer cuarto 10 arriba sufriendo las consecuencias de la remontada rusa. Posiblemente la sensación de euforia les ahogó consiguiendo que el miedo a ganar se apoderase de ellos. El mundo del celuloide no es para nada ajeno a ésta sucesión de vaivenes, donde directores y sobre todo estrellas pueden llegar a ser lanzadas de forma fulminante por campañas de promoción para poco después ir cayendo en el olvido.
 
Al igual que existen películas más que predecibles a medida que van desarrollando la trama, hay partidos que por su plantel en el campo y formación de ambos conjuntos, sabemos más o menos como acabará, aunque en ocasiones los últimos instantes de un film puede depararnos un final sorpresa que nos deje a todos boquiabiertos o desconcertados. El final de un partido de basket puede ser igual o más apasionante aún si cabe, decidiéndose todo en el último segundo como sucedió en la final del pasado 16 de Septiembre.

Vale, vale, reconozco que he forzado demasiado las comparaciones, pero es el único homenaje que me he visto forzado a realizar a mis pilares de base en mi formación como individuo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s