Goyas 2008; triunfo de La Soledad


Admito no haber visto La Soledad al mismo tiempo que reconozco sinceramente mi satisfacción por su triunfo en la Gala de los premios de cine más populares de nuestro país. Es curioso constatar como el film español más taquillero del año vio cómo le arrebataba el concurrido galardón una de las películas menos vistas por nuestros espectadores. Este caso me recuerda vagamente al de la ceremonia de los Césars, premios de la Academia francesa donde L’esquive, traducido aquí como La Escurridiza, o cómo Esquivar el Amor de Abdellatif Kechiche, film pequeñito de corte social, ganó inesperadamente el premio a la mejor película frente a la superproducción gala y gran éxito de taquilla Largo Domingo de Noviazgo de Jean Pierre Jeunet. En ese momento me pregunté a mí mismo si esto podría llegar a ocurrir algún día con nuestros queridísimos Goya, sin que la presión mediática y el éxito de taquilla no influya en el palmarés final a la hora de premiar cine arriesgado e independiente.

Al no haber visto todas las cintas candidatas, no puedo hacer una valoración justa sobre si la Academia ha acertado en calificar La Soledad como el mejor film español del año. Lo que está claro es que era el menos conocido y el que ha obtenido menos promoción que cualquiera de las otras tres. Pero hay que tener en cuenta un dato y es que este film fue el único largometraje español que se presentó en el pasado Festival de Cine de Cannes en la sección Una Cierta Mirada. Además su director, Jaime Rosales, ya había acudido a la misma cita con su anterior film, Las Horas del Día, obteniendo el Premio de la Crítica Internacional en la Quincena de Realizadores. Almodóvar aparte, Rosales es de los poquísimos realizadores que tenemos en nuestro país que en los últimos años han acudido a presentar sus obras en Cannes. Y recordemos sin reparos, que el cine español siempre ha tenido dificultades para destacar en este Festival considerado el más importante del mundo, siendo este bastante selectivo con nuestro cine.


Volviendo a la Gala, aunque han habido casos similares en la historia de los Premios donde el pequeño vence al grande, recordemos como La Buena Estrella se lo llevó ante Secretos del Corazón y Martín (Hache), Tesis se impuso a El Perro del Hortelano y El Bola ante La Comunidad que era a priori la favorita, pienso que en este caso la repercusión que haya podido tener la sorpresa que una película como La Soledad haya sido la gran triunfadora de la velada, puede haberse debido a diversas circunstancias; primero hay que señalar el contexto en el que nos encontrábamos; la Academia acababa de ser fuertemente atacada por dejar de lado a los cortometrajistas que finalmente pudieron salirse con la suya, al mismo tiempo que siguen perdurando las duras críticas recibidas por haber descartado la categoría de Mejor Película Europea. Por otro lado la recaudación de las películas españolas durante el 2007 ha sido escandalosamente baja, sólo El Orfanato y [Rec] han podido levantar las penosas cifras de nuestro cine. Por cierto que parece que las cosas empiezan mejor en este año que comienza con Los Crímenes de Oxford y Mortadelo y Filemón: Misión Salvar la Tierra ya que encabezan el ranking de la taquilla de las últimas semanas. Visto lo visto se llegaba a la Gala con cierta tensión en el ambiente. Pero para eso están las fiestas, para relajarse y reconciliarse.


El premio a La Soledad tiene pinta de ser un premio al riesgo, a un tipo de cine fuerte, con identidad y también exportable. Por otro lado era el premio que podía despertar menos insatisfacción entre los asistentes para que pudieran irse todos contentos. Por una razón o por otra todos los candidatos debieran sentirse recompensados; Además de haber premiado a su director novel y a un sólido grupo de técnicos que debutaban con El Orfanato, estos nunca imaginaron que pudiese llegar a lograr descomunal éxito con su película. Las 13 Rosas ha conseguido una más que notable recaudación en taquilla sobre todo teniendo en cuenta el panorama desolador a nivel comercial de las producciones patrias y Siete Mesas de Billar Francés viene de la factoría Querejeta a la que no le faltan cabezudos y ya se le otorgó el merecimiento que se le debía en el pasado Festival de San Sebastián.

Por lo tanto quedaba La Soledad, film pequeñito estrenado en pocas salas el pasado mes de Mayo y que fue visto en su momento por 40.000 espectadores. Ahora toca el turno de reestrenarla y dar a conocer esta historia de personajes solitarios para que los espectadores acudan a ella y puedan decir que han visto la película ganadora del Goya.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s