Girasoles bastantes perdidos; Cuerda vuelve a tus orígenes

Lo tengo decidido, me quedo con el humor absurdo y surrealista de sus primeras películas que observamos en Total!, Amanece que no es poco o La Marrana. ya que de las últimas de J.L. Cuerda sólo La Lengua de las Mariposas, me llegó en cierta medida. Aunque no sé si tuvo algo que ver las lágrimas de mi amigo y compañero de butaca, al emocionarse con el final del film o bien la pausible y melancólica melodía compuesta por Alejandro Amenábar.

La Educación de las Hadas a pesar de tener un buen reparto, me decepcionó notablemente, me pareció que carecía de ritmo, sobriedad en las interpretaciones y diálogos demasiado extensos y reiterativos.

Esta adaptación suya de Los Girasoles Ciegos le pasa algo de lo mismo y tampoco me ha conmovido, a pesar de contar buenas escenas y más que notables interpretaciones de Javier Cámara, Maribel Verdú, Roger Príncep y Raúl Arévalo. El film ambientado meses después del fin de la guerra, nos cuenta la historia de una mujer, madre de un niño de siete años y que aparenta ser viuda pero en realidad vive con su marido republicano escondido en casa, se convierte en objeto de deseo por parte de un joven diácono que es profesor en el colegio de su hijo y que arrastra como una loza su activa participación en el bando nacionalista.

Por mucho que esté el gran Rafael Azcona detrás del libreto, la adaptación literaria de uno de los cuatro relatos del libro escrito por Alberto Méndez, a su parecer el más cinematográfico, centrándose en la relación diácono-viuda, vuelve a carecer de garra y fluidez en la narración, algunos pasajes pecan de lentitud. Los diálogos aunque no son malos, en ocasiones me resultan eternos, intentan explicar demasiadas cosas sin dejar tiempo de reflexión al espectador para que quizás sea él mismo que vaya sacando sus propias interpretaciones de las acciones que se acontecen. Se pierde en ciertos diálogos que ralentizan la acción y aportan poco a la verdadera evolución de los personajes. En numerosas ocasiones tengo la sensación de ver una obra literaria o un texto en pantalla y por supuesto esto me lleva a desconectar rápidamente acostumbrado a lo mejor como estoy a una cultura de la imagen. Hablando de imágenes, curioso ese comienzo y final cíclico con una representación barroca de la Iglesia acompañado por un canto eclesiástico que me remite a ciertas películas alemanas de los años 70.

Eso sí, a la diferencia de varias críticas que he leído por ahí, la interpretación de Arévalo me parece muy acertada y creíble. Creo que hace un cambio de registro considerable respecto a sus anteriores trabajos en Azuloscurocasinegro o Siete Mesas de Billar Francés, por ejemplo. El joven y prometedor actor se ajusta a su medida al papel que se le presenta haciéndome sentir repulsión, cierta ambigüedad y intranquilizadora presencia. En efecto puede que notemos que se sienta perdido en su papel, pero es eso mismo de lo que adolece su personaje ya que arrastra permanentemente une crisis vocacional que le hace dudar de su valía como sacerdote.

Maribel y Javier muy adecuados a sus personajes, sabiendo hacer lo que saben que posiblemente han repetido en anteriores ocasiones; ella como madre sufridora y valiente y él como hombre solitario reprimido y frustrado.

Pero al final me quedo con la sensación de haber visto un correcto capítulo de Amar en Tiempos Revueltos, y poco más en el fondo. Me hubiera gustado sentir la verdadera frustración de cada uno de los personajes por llevar la loza que llevan, por sentirse perdidos, sin rumbo y ciegos como indica el título de la película.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s