Preguntas acerca de un Cine Español

Primero fueron los decepcionantes números en taquilla de la última producción de Almodóvar; dicen por ahí que Los Abrazos Rotos será la película del director manchego que menos recaude desde La Flor de mi Secreto (1995). Posteriormente, pilló a casi todos por sorpresa el éxito taquillero de las Mentiras y Gordas del dúo Albacete / Menkes, a la que se sumó Al Final del Camino protagonizada por otra pareja estrella de la televisión Fernando Tejero y Malena Alterio, con unas más que dignas recaudaciones. Hace poco unas declaraciones del escritor Joan Marsé, premio  Cervantes, se hicieron eco en los medios de comunicación criticando la falta de talento de los guiones del cine español. Un par de días más tarde, el prestigioso Festival de Cannes da a conocer las películas que participarán en la Sección Oficial, donde se incluye la última de Pedro y la de Isabel Coixet elegida para entrar competición por la Palma de oro y Ágora de Amenábar seleccionada entre las elegidas pero fuera de concurso. Actualmente la última comedia del cine patrio se llama Fuga de Cerebros protagonizada por dos jóvenes estrellas de series televisivas, y se ha alzado con el nº 1 de la taquilla.  

Todas estas noticias que han ido apareciendo estas últimas semanas me ha llevado a reflexionar vagamente sobre la situación que atraviesa el cine que se cuece dentro de nuestras fronteras y las razones por las que se tiende a criticarlo en exceso.

¿Envidia? En ocasiones puede serlo, por qué no. En un panorama tan selecto donde muchos son los llamados pero pocos los elegidos, puede prodigarse con facilidad el que es dicen el deporte nacional por excelencia. ¿Mala inversión de las subvenciones del Estado en proyectos inadecuados? La prensa comenta que se produce demasiado y sin mucho criterio. Que muchas de las películas ni siquiera ven la luz de los focos de proyección de una sala comercial.

¿Falta real de talento? Pero claro, ahí está la industria norteamericana para dar el ejemplo de lo que es el talento y la originalidad; prácticamente todos los blockbusters que veremos promocionándose este verano se trata de secuelas, adaptaciones comiqueras o remakes.

¿Qué ha hecho el cine llamado español a sus ciudadanos para que una gran mayoría afilen sus cuchillos y despotriquen a gusto? ¿Por qué es tan difícil encontrar un apoyo y respaldo a nuestro Cine que cosecha excelentes resultados a nivel internacional?

Si algunos no tienen éxito se les achaca a un problema de distribución, caso de Los Cronocrímenes, El Rey de la Montaña o 3 Días, cuando la mayoría de la gente debe saber que en ocasiones éstas son las principales interesadas en que el film tenga éxito, pero muchas veces son ven incapaces de luchar con las grandes producciones donde se invierten millones en marketing y publicidad.

¿Por qué a la mínima que Almodóvar tiene un desliz a nivel comercial bien con sus declaraciones o films que presenta como es el caso de sus Abrazos Rotos, se produce en ciertos sectores de crítica y público una celebración y orgullo por este fracaso? ¿Es una sensación errónea o es verdad que el éxito en la industria norteamericana de nuestra Pe fue más bien discreto aún habiéndose llevado el calvito dorado a casa?

Parece que los únicos que pueden llegar a salvarse de la quema son en ocasiones Alejandro Amenábar o Alex De la Iglesia, cuyas carreras profesionales son respetadas tanto por crítica como público. Aunque es verdad que Los Crímenes de Oxford es su película que más disparidad de opiniones ha producido mientras seguimos a la espera de la historia épica del director hispano chileno.

Dejando a un lado el cine francés, cuya industria evidentemente se encuentra a años luz del resto de los países europeos, me pregunto si ésta indignación con el cine de producción nacional se da con la misma intensidad en Alemania, Bélgica, Holanda, Suecia o Polonia…

Durante años la Roja del deporte rey estuvo sin ganar nada, pasaban las Eurocopas y los Mundiales pero casi siempre España mostraba su cara más mediocre, aún así el ferviente patriotismo se hacía notar por todos lados, a pesar de que los resultados, títulos y juego en muchas ocasiones no acompañaban. ¿Es por ello que la gente dejó de apoyar a la selección abonada a los Cuartos de final?
Si dices que no vas con la selección te miran mal pero si comentas que no te gusta el cine español lo vemos como algo normal. ¿Es esto posible?
¿Ganarán estos profesionales del balón mucho más que los trabajadores del cine? ¿De dónde sale este dinero? ¿De verdad el estado subvenciona en exceso el arte audiovisual de nuestro país? Prefiero no contestar y seguir con mis preguntas retóricas. Simplemente remitirme al curioso artículo de Iván Sainz Pardo donde expone detalladamente con cifras el alto coste que le vale al Estado español el mundo de la tauromaquia.

(http://ivansainzpardo.blogia.com/2007/091901-el-cine-espanol-y-ole.php)

Está claro que tanto el fútbol como los toros aparte de grandes negocios, son espectáculos mediáticos y sociales demasiado anclados en nuestra cultura tradicional española como para plantearnos si la inversión económica puede llegar a ser desmesurada.

Desgraciadamente el cine en nuestro país está lejos de considerarse una cuestión cultural de suficiente calado, se ha convertido en un asunto de unos cuántos progres vagos y suertudos, que se expone a todo tipo de comentarios y opiniones descarnadas por toda clase de público.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s