… y por fin ese Cannes llegó

Siempre había tenido gran curiosidad por visitar el Festival más famoso del mundo de la industria del celuloide situado en la turística Côte d’Azur y sabía que tarde o temprano el día tenía que llegar. Soy poco mitómano y no creo no ser una persona ostentosa, más bien procuro pasar desapercibido, pero sabía que el espectáculo mediático del Festival de Cannes tenía que ser digno de protagonizar.

Y finalmente lo hice con mi último trabajo en formato corto bajo como excusa y con tiempo suficiente para pasearme por su Croissette lluviosa y soleada, recorrer mercados, visitar hoteles de buen ver y deleitarme visualmente con todo tipo de paisajes…

Cannes me constató varias cosas: Primero que sigo poco ágil desde el punto de vista comercial, descuidando mi merchandaising y despliegue de marketing como promoción de Sub-Way, ni una mísera postalita se me pudo ocurrir para distribuir entre mis colegas de profesión que recorrían los stand del Short Film Corner, Otra vez será, pero imagino que deberá ser con otro trabajo.

Segundo; el negocio es el negocio y ahí no hay discusión alguna, y a veces todo vale en este tipo de arte. En el arte del bussiness me refiero. En ocasiones, entre tanta fachada, lujo, espectaculares carrocerías, escorts de alto standing y obligados trajes de smoking, tuve la impresión que la proyección de las películas eran una mera excusa. El arte tiene que ser moneda de cambio e intentar sacarle la máxima rentabilidad. Da igual que los temas principales de las seleccionadas contengan temática social que denuncien el capitalismo y el horror que se vive en ciertos países y se centren en asuntos anti globalización o nos despierten sensibilidades encontradas y nos den un toque a nuestra conciencia acerca de las desigualdades sociales, culturales y económicas de nuestro planeta. Eso es lo de menos. Lo que importa es llegar en un vehículo aparatoso y llamativo con chofer, bien disfrazado, pasear encima de un tapiz rojo, dejarte fotografiar y contestar a las mismas preguntas de aquellos periodistas que por lo menos han tenido la decencia de haberse leído la chuleta unos minutillos antes. Creo que si hubiera asistido al Festival unos 4 años antes, me hubiera llevado una soberana decepción. Afortunadamente me he vuelto menos ingenuo, no mucho eso sí, menos romántico y he aprendido a canalizar con más frialdad mis pasiones.

Tercea; la competencia es muy dura, existen cada vez más cortos y la promoción y plataforma de despegue es lo que puede marcar la diferencia. La calidad técnica que presencié en la mayoría de ellos era bastante destacada, y ciertos argumentados te dejaban realmente descolocados algo que siempre agradezco en este tipo de trabajos.

Sí, me tope personajes del mundo del espectáculo acostumbrados a este tipo de eventos y a verse rodeados de flashes y guardaespaldas; Lenny Kravitz, Eva Longoria junto al NBA Tony Parker, Sophie Marceau, Monica Bellucci, -belliccima-, Paris Hilton, Luc Besson, Jean Marc Barr, Robin Wright (Penn?), Quetin Tarantino, Charlotte Gainsbourg, Willem Dafoe, Eric Cantona, Lars Von Trier, se cruzaron en mi camino casi sin quererlo, pero será difícil que se me borre de la memoria la imagen de Ang Lee, realizador de La tormenta de Hielo, Tigre y Dragón,  y Brokeback Mountain entre otras, caminando solitario con un paraguas rojo por la nocturna Croissette ajeno a todo al sarao que se pudiese montar a su alrededor y como si estuviera reflexionando en plan místico sobre la recepción de la película que presentaría al día siguiente: Taking Woodstock. ¡Grande Ang Lee!

El ambiente paparazzi me resultó único y espectacular, viendo el despliegue de recursos y el hambre por la instantánea que tiene estos personajes que se juegan en ocasiones la vida con su inseparable aparato de flashes constantes. Sus fotos se convierten en trofeos únicos por los que vale la pena esperar interminables horas y hacerse un hueco a codazos por conseguir la mejor imagen posible. Supongo que es ellos lo ven como una manera más de ganarse la vida, pero a mi me pareció una labor bastante peculiar digna de analizar.

El broche de oro lo pusimos con la esperada, ansiada megaproducción del chico de oro de nuestra “industria” cinematográfica. Amenábar nos trajo con Ágora, su particular guerra de religiones fundamentalistas ambientada en la Alejandría del siglo IV d.c. En medio de todo esto nos da a conocer a Hypatía, encarnada por Rachel Weisz, una filósofa, matemática y astrónoma en pleno estudio sobre la órbita de los planetas y que se convierte en objeto de deseo por parte de su esclavo Davo. Un film con embalaje hollywoodiense pero con un contenido de cine europeo diría yo. Película de personajes, donde la acción se centra más en la evolución y conflictos personales de sus protagonistas que en las batallas de grupos radicales visualmente atractivas. La recepción que se tendrá de ella a nivel mundial es algo imprevisible, aunque las críticas y el público en general le dieron el visto bueno a pesar eso sí, de no conseguir emocionar como se esperaba.

No dio tiempo a mucho más. Algún que otro reencuentro con algunos compañeros de la Universidad de Bruselas, así como conocidos del sector de la producción. Mucho caminar, poco dormir e intentando no machacar demasiado el estómago a base de bocadillos calientes.
El balance de la experiencia es bueno, no me quedé con las ganas ni de pisar la alfombra roja ni de abordar a alguna señorita que pudiese llamarme la atención. Intenté disfrutar del espectáculo como pude, observando y mirando desde fuera como un espectador más y sabiendo que todo este sarao no iba conmigo. Mi rol era distanciarme y contemplar, analizar y sobre todo adquirir experiencia para mi próxima retorno al Festival.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s