El Cine Negro; cuestiones y análisis de un género imperecedero

A finales de la Segunda Guerra Mundial, el público europeo descubreun nuevo género de película americana. En un corto periodo de tiempo se suceden una serie de filmes que comparten una atmósfera insolita y cruel, teñidas de un erotismo muy particular. El Halcón Maltés de John Huston, Laura de Otto Preminger, The Woman in the Window de Fritz Lang, Gilda de Charles Vidor, The Big Sleep de Howard Hawks… Estas peliculas irán adquiriendo un estilo particular abriendo paso así a un nuevo género en la historia del cine.

A continuación trataremos de explicar de manera breve las características principales de este tipo de películas de inconfundible sello.

-Empezaremos por citar la constante presencia del detective privado. Humphrey Bogart es el tipo por excelencia. Generalmente es un hombre maduro, casi viejo, no muy guapo, un personaje machista, que se encierra en situaciones comprometidas como consecuencia de una curiosidad morbosa más que por la preocupación de que se haga justicia A veces puede ser un héroe pasivo que se deja arrastrar al límite de la ley y del crimen como Orson Welles en La dama de Shangai. Este personaje, a medio camino entre el orden y el crimen, individualista, poco escrupuloso, satisface las exigencias de la moral y de la aventura criminal.

Los guionistas americanos recurrían a la figura del detective probablemente para evitar la implicación de la policia oficial de los Estados Unidos, ya que les podía haber acarreado algún que otro problema.

-También destaquemos el rol de la mujer. Con el cine negro nace un nuevo tipo; manipuladora del crimen, dura en el medio en que se desenvuelve, experta tanto en el chantaje y el vicio, como con las armas de fuego… todo ello nos conduce a un personaje seductor, que en ocasiones convierte la violencia en algo erótico. Pero también puede poseer pequeñas contradicciones ya que esa fatalidad que la convierte en « mujer fatal » le perjudica; frustrada y criminal, medio devoradora y medio devorada es una mujer que cae con frecuencia en sus propias trampas. Por ejemplo, el lado ambiguo de Lauren Bacall en The Big sleep que casi le cuesta la vida o Barbara Stanwick que no sobrevive a sus intrigas criminales en Thelma Jordan. En definitiva, se produce un importante cambio del rol de la mujer en comparación con las féminas del western o film histórico.

-Otro de los aspectos fundamentales de este género es el crimen, donde el chantaje, la traición, el robo o el tráfico de drogas forman elementos que ayudan a tejer la trama donde la muerte es el punto clave. La muerte puede ser sórdida e insólita, pero siempre suele aparecer al término de un viaje sinuoso. En definita podríamos definir a grandes rasgos el cine negro como un “cine de muertos”.

El cine negro renueva el tema de la violencia que se venía dando en ese tiempo. Por ejemplo abandona una de las convenciones de las películas de aventuras: el combate con igualdad de armas. En este cine la lucha da paso al arreglo de cuentas, y la ejecución se realiza de manera fría ya que el crimen se comete de manera mecánica, profesional y es el asesino de oficio quién se encarga de arreglar las cuentas sin mostrar rasgos de rabia o cólera. Encontramos a veces en esta incoherencia de la brutalidad, algo que pertenece al sueño y esto contribuye a crear una atmósfera, característica común en la mayoría de las películas de cine negro. La acumulación de planos realistas que retratan un tema extraño crean una atmófera de pesadilla. En efecto, este tipo de películas adquieren un tono onírico y el público busca en vano la lógica de otras veces. Por lo tanto se siente desorientado ya que estaba acostumbrado a una distinción evidente entre el bien y el mal, unos carácteres bien definidos, escenas espectaculares más que brutales, una heroína femenina y un héroe honesto… Existe una complejidad de las relaciones criminales, tramas múltlipes de chantage, misterio de móviles…todo eso transmite una cierta incoherencia.

El cine negro transforma todas estas reglas y ofrece al público una visión de las cosas dónde el bien y el mal se cotejan hasta el punto de confundirse. La acción es confusa, los móviles inciertos. Los asesinos son atractivos, los ladrones, hombres de todos los días, tienen niños y le gustan las mujeres jóvenes. Las víctimas pueden ser igual de sospechosas que los policías. La heroína es viciosa, asesina o alcohólica…

Nada de comparable por ejemplo, al drama clásico o a las historias costumbristas de la época realista.

Pero lo insólito en las películas de cine negro es cómo se puede llegar a una crear una sensación de angustia. El típico caso de un detective que privado que acepta una misión, por ejemplo, encontrar una mujer, impedir un chantaje, proteger a alguien… es entonces cuando los cadáveres hacen su aparición. Si el detective en cuestión empieza a preguntar por una información, enseguida es perseguido, atado y torturado. La violencia llega a sobrepasar los límites y muestra una crueldad gratuita que puede llegar a resultar incoherente e incomprensible.

Para concluir, diremos que la participación de la ambivalencia moral, la violencia criminal y la compleja contrariedad de situaciones y móviles, crean en el público un sentimiento similar de inseguridad y angustia que es la marca del film negro de nuestra época. Las obras de este género presentan una característica de orden afectivo: un malestar psicológico en el espectador que perdurará en el transcurso de la historia del cine.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s