Micmacs à tire-larigot, Jean Pierre sigue en buena forma

Es muy difícil no dejarse seducir por el universo Jeunet, un espectáculo de virguerías visuales apoyado por una excelente factura en la fotografía y el diseño de producción dónde sentimos que realizador y guionista no intentan ponerles límites a su imaginación. Y esto, en los tiempos que corren hoy en día se agradece. Hay ciertos directores de “marca” que impregnan un determinado sello a sus obras que no nos dejan indiferentes. Nos gusten o no son realizadores de arte y oficio que poseen su personalidad, su mundo propio, su capacidad narrativa y sabemos que es importante estar atento a lo que hacen.

Sorprende que una película de un director europeo como Jean Pierre Jeunet, que viene avalado por películas tan populares incluido un clásico del siglo XXI como es Le Fabuleux Destin d’ Amélie Poulain  llegue tan tarde a las carteleras, (estrenada en su país de origen a finales del 2009) y pase prácticamente desaparecida. Las posibles razones, que no viene a cuento analizar, pueden ser variadas. El título elegido por los responsables de la distribución en nuestro país es Micmacs, así a secas. Ignoro las intenciones ya que el título original Micmacs à tire-larigot es una expresión francesa que vendría a significar algo así como “Líos a tutiplen” o si lo prefieren “Follones a mogollón”. No comment.

Estamos ante una película comercial de aventuras, ingeniosa, muy entretenida, divertida, con una clara – y posiblemente algo inocente – crítica política a la industria armamentística, que bebe de referencias de clásicos infantiles como Toy Story, clásicos en blanco y negro como The Big Sleep o las partituras del gran Max Steiner y donde su director se permite el lujo de hacerse auto homenajes a sus films precedentes. Micmacs, es un disfrute y deleite visual manteniendo el nivel artístico de lo que se espera del director galo. Un cómic de ficción en toda regla, donde sus personajes esperpénticos están magistralmente caracterizados, contribuyendo a crear una historia mágica, sana, poética, romántica, cómica… Si, la película logra arrancarte sonrisas y alguna carcajada, un efecto liberador y terapéutico que cuesta cada vez más conseguir en la mayoría de las comedias. Un cóctel potente y arriesgado que puede que en ocasiones llegue a desbordarse, pero un reto la altura de uno de los grandes directores de la cinematografía europea que parece ser, empieza a perder fuelle de cara a la taquilla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s