Un Almodóvar un poco más distante, busca y arriesga con una historia gélida sobre el amor y la venganza

Como bien escuché hace poco, Pedro Almodóvar es de los pocos realizadores de cine que existen actualmente en nuestro país que hace prácticamente lo que le da gana a la hora de poner en imágenes sus propios guiones. Es una fama que se ha ganado a base de ingenio, coherencia y mucho mérito gracias en parte a través de su productora El Deseo gestionada por su hermano Agustín. Su personal estilo tan característico por retratar una serie de personajes de una realidad determinada e inventar historias tan personales que saben moverse de forma ágil entre el drama y la comedia, han hecho del director manchego uno de los artistas españoles más reconocidos de los últimos años a nivel mundial. Pero esta libertad creativa que se ha labrado, también puede llegar a convertirse en un arma de doble filo.

 Su piel que habito contaba con la doble particularidad de volver a reunirse con Antonio Banderas, dándole la oportunidad de volver a trabajar en su tierra natal y por otro lado partir de una historia no original ya que el texto de base ha sido la novela gala Tarántula de Thierry Jonquet.

Almodóvar, al igual que los grandes directores de cine contemporáneos como Spielberg, Scorsese, Allen, Eastwood que ruedan cuando quieren y cómo quieren y no necesitan el pulso de la taquilla para seguir trabajando porque ya se han hecho un nombre a nivel mundial, se rodean de un equipo técnico y de producción de un nivel tan alto, que conoce tan bien el estilo y las directrices del realizador, que casi siempre ofrecen una obra visualmente y estéticamente intachable. Queda siempre por ver como se desenvuelven con sus historias y como las plasman en imágenes. Aquí es donde un valiente Pedro realiza un salto mortal con doble pirueta con el planteamiento de su nueva historia, alejándose completamente de sus melodramas que tan famoso le han hecho, para relatarnos un híbrido de géneros con sus pertinentes saltos narrativos, introduciendo personajes grotescos y momentos desconcertantes, al límite del ridículo, estirados al máximo, siendo consciente de que se la está jugando, que se está arriesgando, intentando cosas nuevas. Y esto es una labor encomiable, casi obligatoria para un creador de este calibre para que no se acomode y se mantenga en una constante búsqueda artística, con el riesgo de no conseguir lo que se propone, de no entender muy bien la jugada, pero por lo menos para darse cuenta que al menos ese es un camino pedregoso no apto para todo tipo de caminantes.

Su trabajo con Banderas como director de actores, resulta muy acertado, desde mi punto de vista creíble y bien cuidado. Banderas demuestra que debería volver a su tierra natal que le vió crecer como actor y que tanta fama le dio. Sus interpretaciones en su idioma materno resultan mucho más convincentes que cuando se mete en parafernalias hollywoodienses. Elena Anaya aprovecha su oportunidad como siempre y resuelve un complicado papel aportando su gran magnetismo con la cámara.

No tengo razones para decir que no me haya gustado la película. Al contrario, para ser una historia a la que no iba precisamente “virgen”, no puedo decir que me haya decepcionado, me ha convencido su puesta en escena, su tempo narrativo, su dirección de actores, metiéndome enseguida de lleno en la historia sin caer en el aburrimiento, manteniendo mi curiosidad y expectativas por conocer el desenlace de la trama. Aún así tampoco puedo decir que haya salido especialmente estimulado tras su visionado, sus escenas no es que hayan permanecido en mi memoria y tampoco es que me haya emocionado con la historia de este cautiverio. Si, es una película bastante fría, tanto en su fotografía como en la caracterización de los personajes o por la falta de empatía con ellos. Dejando una leve carga emotiva con ese final abierto que pide dar paso a otra historia ¿más almodovariana quizás?  Posiblemente demasiado gélida para un director tan sensible como Almodóvar que nos ha regalado obras de gran calado emotivo como Todo sobre mi madre y, sobre todo, Hable con Ella.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s