Obituario. Levon Helm: baterista del mejor concierto jamás filmado

Hace un par de días que la familia de Levon Helm anunció que el mítico baterista está luchando sus últimas batallas contra el cáncer. La pugna ha durado 14 años y, a los 71 años, está entrando en su etapa final. Quizá su nombre no sea muy conocido, pero Helm era el responsable de marcar el ritmo con sus baquetas de The Band, uno de los mejores grupos de la historia del rock. Y un referente para los seguidores del sonido Americana.

 The Band se pateó todos los escenarios estadounidenses desde finales de los 50. Primero, con el nombre de The Hawks, como banda de apoyo de Ronnie Hawkins. Y, posteriormente, como responsable del sonido eléctrico que convirtió a Dylan en un mito de la música del siglo XX. Entre sus discos –todos recomendables–, destacan The Basement Tapes, Music from Big Pink o el doble disco en directo Before the flood.

 Hartos de giras (o, como comentan los malpensados, porque el líder del grupo Robbie Robertson quería saltar al cine), The Band anunció que daría un último concierto de despedida el Día de Acción de Gracias de 1976. Ese 25 de noviembre se subieron al escenario del Winterland Ballroom de San Francisco la aristocracia al completo de la música de los 70. La nómina –irrepetible– quita el hipo: además, de Dylan, Neil Young, Neil Diamond, Joni Mitchell, Ronnie Hawkins, Muddy Waters, Eric Clapton, Emmylou Harris, Ringo Starr, Van Morrison y más…

 El concierto, un repaso de los géneros populares del siglo XX, merecía ser inmortalizado. Y la responsabilidad recayó en Martin Scorsese, que había alcanzado ese mismo año una de las cumbres de su cine con Taxi Driver. El último vals (The Last Waltz) está considerada como una de las mejores cintas que han captado la esencia de la música en directo. Y, aunque han pasado 35 años, la mezcla de música encima del escenario y en estudio, intercalado con entrevistas a los miembros del grupo, sigue poniendo los pelos de punta. Especialmente ese final con I shall be released con todos los músicos cantando y, como propina, la banda tocando el último vals del título en un escenario vacío, como un homenaje íntimo a ellos cinco.

 Y Levon Helm fue protagonista de ese momento cinematográfico mítico, marcando el tiempo con sus baquetas y dejando para el recuerdo su voz en la primera estrofa de canciones tan rotundas como esta The Weight, en colaboración con los Staples Singers:

 

 Además, tuvo una curiosísima carrera como actor secundario en 17 películas. Algunas tan interesantes como Las tres muertes de Melquíades Estrada. De hecho, había coincidido con Tommy Lee Jones en el que fue su debut en la ficción en 1980: una película deliciosa hoy un poco olvidada titulada originalmente La hija del minero (Coal’s mine daughter), de Michael Apted. El título idiota con el que se estrenó en España fue Quiero ser libre: es el biopic de la cantante country Loretta Lynn, que proporcionó a Sissy Spacek (elegida personalmente por Lynn para que la encarnara) su primer y único Premio de la Academia. Helm interpretaba a su padre, el minero del título original.

 Su último papel relevante fue de la mano de Bertrand Tavernier (una de mis debilidades), hace apenas tres años. Su profundo acento de Arkansas se escucha en En el centro de la tormenta, protagonizada por su amigo Tommy Lee Jones y en la que interpreta a un general sudista fantasma en este atractivo thriller con toques fantásticos. También encarna a un predicador en la delirante En tierra peligrosa 2, largo a la mayor gloria de Steven Seagal, pero correremos un tupido velo ante este desliz.

 Otros cameos suyos pueden verse en la excelente Elegidos para la gloria, en Shooter: el tirador o en la maravillosa serie de cuentos de hadas que impulsó Shelley Duvall a mediados de los 80, en el episodio La fabricante de muñecas, que proporcionó un Emmy a Jane Fonda.

 Mientras termino la redacción de esta entrada, me llega la noticia de su fallecimiento en hospital Memorial Sloan Kettering de Nueva York. Muchas gracias por todo, Mr. Helm: sus discos y sus películas quedan. Y siga usted marcando el ritmo, vaya donde vaya.

Por Xavi Granda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s