¿Nuestro último voto de confianza a Oliver Stone?

Cuando Oliver Stone leyó el libro Salvajes, de Don Winslow (antes de que se publicara), pensó que era tan bueno que lo tenía que filmar e invirtió él mismo en el proyecto. Y se estrena muy pronto. La canción California, de John Mayall, abre el libro:

 

 

El libro cuenta una de esas historias de la frontera entre EEUU y México, llena de narcotraficantes y policías, que tanto le gustan a Winslow y que ya describió en su obra maestra El poder del perro: Ben y Chon son campeones de voleibol y diseñan la mejor maría del mundo y forman un triángulo amoroso con una chica llamada O. Un cártel mexicano tratará de hacerse con la fórmula de la hierba secuestrando la chica y amenazando con cortarle la cabeza si no reciben 20 millones de dólares, que para eso son los salvajes que dan título al libro.

La película se estrena en España el 28 de septiembre y, visto el trailer, parece que los malos se llevan la palma: John Travolta, Benicio del Toro y Salma Hayek, frente a Aaron Johnson, Taylor Kitsch (a ver si levanta cabeza tras el megafracaso John Carter y el vapuleo de la crítica a Battleship) y Blake Lively (Gossip Girl), que fue entrenada por los Navy Seals reales para preparar el papel y que interpretó todas las escenas de riesgo, sin dobles. Un papel que, por cierto, era para Jennifer Lawrence, pero que descartó para hacer Los juegos del hambre.

 

 

Tres curiosidades más, según la biblia IMDB: todas las plantas de marihuana son artificiales por motivos legales. Por cierto que el propio Stone conoció las cárceles mexicanas a los 21 años, precisamente por posesión de marihuana. Y Uma Thurman interpretó a la madre de la protagonista pero, por misterios de la mesa de montaje, todas sus escenas fueron cortadas.

Veremos si resulta la mezcla: el material literario del que parte Stone es bueno y necesita un taquillazo para remontar su desigual carrera. Sus últimos títulos han sido el remake de Wall Street, el documental South of the border, su visión de George Bush (W.), World Trade Center y Alejandro Magno, un balance muy pobre para el director de obras maestras como Platoon, JFK, Hablando con la muerte o Nacido el 4 de julio.

Baste como ejemplo el desgarrador monólogo del final de Platoon, con la soberbia música de Barber y cuando parecía que Charlie Sheen se iba a convertir en el mejor actor de su generación.

 

 

por Xavi Granda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s