El hobbit: Un viaje inesperado. ¿De verdad toda gran historia merece ser engalanada?

Por Xavi Granda

Uno de mis primeros recuerdos cinéfilos es ver la adaptación inacabada de Ralph Bakshi de El señor de los anillos, curiosamente rodada en gran parte en España. Tendría unos ocho años y, poco después, a los 13, recuerdo haber leído El Hobbit, por lo que la presencia de las obras de Tolkien ha supuesto una constante para mí en los últimos 30 años.

 La mañana del lunes tuve la suerte de ser uno de los privilegiados en ver El Hobbit: un viaje inesperado y aún intento colocar todas las piezas del puzzle. Supongo que me ha gustado, pese a que los 166 minutos se me han hecho largos. Pero estoy cansadísimo, así que creo que no debe achacarse a la película, aunque es obvio que un metraje tan largo conlleva momentos que deberían haberse quedado en la mesa de montaje. Tampoco la excesiva oscuridad del 3D (y el hecho de llevar las gafitas) ayuda.

 En cualquier caso, el hecho de estirar un libro de entre 200-300 páginas (según ediciones) a una trilogía de unas diez horas de duración me parecía y me sigue pareciendo desproporcionado. En un momento de la película que parece una autojustificación de sus autores, Gandalf señala que toda gran historia merece ser engalanada. ¿De verdad hay que estirarla? ¿No era lo suficientemente buena? Preguntas al aire…

Pero volviendo a los aspectos cinematográficos, la cinta nos lleva de nuevo al ya conocido territorio Tolkien, con unos increíbles paisajes neozelandeses a los que me muero de ganas de volver. Peter Jackson juega con el inconveniente de tener una veintena de protagonistas, por lo que debe repartir juego entre unos y otros. Además, tenemos lujosos cameos de personajes ya conocidos de El señor de los Anillos encarnados por Christopher Lee –asombra que a su edad siga trabajando, aunque tuviera que rodar en Londres porque ya no puede viajar al otro lado del mundo–, Elijah Wood (¿encasillado de por vida?), Hugo Weaving, una Cate Blanchett con más bótox que Nicole Kidman o Ian Holm, que repite como Bilbo adulto. Y Andy Serkis como Gollum, claro, aunque en este caso también se ha encargado de la segunda unidad.

 

Con su acreditada sabiduría cinematográfica, Jackson intercala espectaculares escenas de acción con el paisaje agreste de las antípodas que muestra el duro avance por el territorio salvaje del grupo de enanos con un Bilbo (Martin Freeman, directo al superestrellato mundial) que comienza como lastre para ir ganando peso exponencialmente. Particularmente interesantes son las escenas con miniaturas, stop-motion y animatronics con trolls, orcos y trasgos y que muestran el buen hacer del director de Criaturas Celestiales.

 La música de Howard Shore, como no podía ser de otra manera, deja el aroma de déjà vu de la trilogía previa. Incluso suena el mismo tema cuando aparece el famoso anillo que atesora Gollum. Lo que jamás aguanté en los libros fueron las canciones intercaladas, de hecho tengo que reconocer que me saltaba los párrafos enteritos. Cuando comienzan a sonar en la película, primero temí que esta se convirtiera en un musical y, en cualquier caso, me hicieron desconectar del todo (aunque sólo son dos). Supongo que es un guiño de Jackson a los Tolkenianos militantes, para que no se le echaran encima.

 En fin, habrá que esperar a la próxima navidad para ver la continuación. Y a la de 2014 para la conclusión. En cualquier caso, los fans de Tolkien, de Jackson, del cine épico y de los maravillosos paisajes neozelandeses tienen una cita inexcusable a partir de este viernes. Siempre nos quedará la duda de saber qué habría salido de la versión de Guillermo del Toro en dos películas. O si se hubiera podido comprimir la trama en una única y espectacular cinta.

Anuncios

4 pensamientos en “El hobbit: Un viaje inesperado. ¿De verdad toda gran historia merece ser engalanada?”

  1. La vi anoche y coincido contigo. Me gustó, pero el metraje es excesivo y algunas escenas se me hicieron demasiado largas (la de los trolls, por ejemplo). Solo una corrección a tu texto, creo que la tercera y última se estrenará en verano de 2014 y no a finales de año. Mientras tanto, voy preparando la reseña de la banda sonora. Ya te avisaré cuando esté lista.

  2. Copio de IMDB: This is not the first of Peter Jackson’s pet projects where he has asked Guillermo del Toro to direct; del Toro was also offered to helm the now troubled Halo movie, but he turned it down to direct his own pet project Hellboy II. El ejército dorado. Del Toro did accept the chance to direct this film, but after years stuck in pre-production limbo, he left to pursue other projects.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s