Lincoln – Actor inconmensurable, lujosa producción, relato cargante

En una nación dividida por la guerra y en el que soplan fuertes vientos de cambio, Lincoln emprende un conjunto de acciones con el objetivo de acabar con la guerra, unir al país y abolir la esclavitud. Con la talla moral y la fuerte determinación para lograr todo ello, las decisiones adoptadas por Lincoln en un momento tan crítico cambiarán el destino de las generaciones venideras.

  Vale la pena…

 – Para ver el fantástico diseño de producción que te transporta a mediados del siglo XIX… Los vestuarios, los decorados, las localizaciones, la fotografía… todo está sumamente cuidado con sumo lujo de detalles… pero ¿Qué podíamos esperar de una obra de época de Spielberg?

 – La interpretación como siempre impecable de Daniel Day Lewis, (Pozos de Ambición) comedida, acertada, sopesada aunque echemos en falta el lado algo más humano del presidente. Y el gusto de ver experimentados profesionales de la interpretación como Tommy Lee Jones (El Fugitivo), Sally Field (Forrest Gump), David Strathairn (El Legado de Bourne), Hal Holbrook (Hacia Rutas Salvajes).

 – Para descubrir o conocer un poco más el trasfondo histórico de uno de los momentos más importantes de la Historia política de los Estados Unidos y constatar cómo los tiempos han cambiado en un mundo dónde gobierna un presidente norteamericano negro.

Lincoln2

Pero…

 – La película se hace pesada, sobre todo al principio. Le cuesta arrancar y tenemos dificultades para meternos en materia, aún más si no estamos familiarizados con el tema. ¿Qué nos quiere contar exactamente Spielberg? Un film con abundantes diálogos, discursos, nombres, fechas y con una trama centrada en el procedimiento de promoción y aprobación de la 13 enmienda de la Constitución sobre la abolición de la esclavitud a priori parece un asunto poco atractivo y así se constata. Se alarga demasiado convirtiéndose en un proceso denso, a veces algo demasiado complejo que nos hace dudar constantemente sobre si hemos entendido bien la consecución de los hechos.

 – Puede que echamos de menos el perfil más humano de Lincoln, se aprecian ciertas pinceladas en su rol de marido y padre pero nos quedamos con las ganas de que ahonde más en su personalidad.

 – Peca de cierta pretensión en el relato de los hechos forzando la emotividad y la empatía con el espectador con fórmulas clásicas que desde mi punto de vista denotan cierta desidia en la realización.

 –  ¿Por qué a veces tenemos la sensación de estar viendo una obra de teatro?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s