La mejor directora de la historia se defiende

Por Xavi Granda

Fiel a mi afición a devorar libros enormes, me acabo de beber las 924 páginas de las memorias de Leni Rifenstahl, considerada la mejor directora de la historia del cine. La obra apareció originalmente a finales de los 80 y ahora ha sido oportunamente recuperada por Lumen, en una edición primorosa, ilustrada con fotografías.

 leni-au-crop1                                                                      

La vida de Rifenstahl recorre lo mejor y lo peor del siglo XX: Joven con inquietudes, se forma como bailarina pese a la imposición paterna. Posteriormente se convertirá en una pionera del cine mudo alemán, estrella de un singular género de películas montañeras, que la obligaron a aprender a escalar descalza por paredes de roca. Tras el éxito de varias de estos melodramas con final feliz y filmados en condiciones penosas, realizó la proeza de rodar una en Groenlandia.

 

Posteriormente escribe, dirige y protagoniza La luz azul, una de las cintas favoritas de Hitler y que propicia un acercamiento entre ambos personajes. Como es evidente, estas páginas son las más fascinantes del libro: Cómo un monstruo es retratado de forma íntima y cómo baja la guardia ante una artista que admira.

blaue_licht3

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esta cercanía propiciará el rodaje de las dos obras maestras de la directora: El triunfo de la voluntad en 1934 –sobre el congreso del partido nazi– y Olimpiada, sobre los juegos olímpicos celebrados en Berlín dos años después y que supusieron el ensalzamiento mundial del régimen hitleriano.

 

 

 

Ambos largos, contemplados hoy, siguen quitando el aliento pese al repugnante mensaje moral que tienen. Las soluciones técnicas de Riefenstahl, el manejo de las masas, el uso del montaje como herramienta dramática, la combinación de diferentes películas en blanco y negro en función de las disciplinas olímpicas, las tomas aéreas o la incorporación de la banda sonora como parte fundamental de las películas conforman un corpus inigualado.

proposito-leni-riefenstahl5

Tras el logro que suponen estas dos obras maestras del cine y el accidentadísimo rodaje de Tierra Baja, que se prolonga casi 20 años, hasta 1954, comienza el turno de las excusas, las justificaciones y las revanchas. Tras la derrota alemana en la Segunda Guerra Mundial, Riefenstahl trata de justificar cada una de sus actitudes y respuestas, pidiendo perdón a troche y moche y sintiéndose culpable por no haber podido ver el espanto que la rodeaba.

 

La larga etapa de desnazificación y reconstrucción alemana se va repasando con detalle, con numerosos intentos por poder volver a rodar películas que van fracasando por diferentes motivos. Comienza también una etapa querulante, en la que llevará a los tribunales a todos las que la calumnien por su supuesta vinculación al partido nazi.

leni-riefenstahl-africa6 Finalmente, tras una serie de carambolas vitales, acabará fascinada por África, especialmente por la fauna de Kenia y por la tribu nuba de Sudán. Con ellos, rodará documentales y realizará miles de fotografías que acabarían saliendo en una serie de libros de gran formato de gran éxito.

En paralelo, seguirá una larguísima batalla en los tribunales para recuperar los derechos de autor de sus películas, que fueron consideradas botín de guerra y permanecieron almacenadas durante años y años. Y aprenderá a bucear con más de 70 años, dirigiendo varios documentales submarinos. Todo un culo inquieto.

Como curiosidad, el contacto con España es constante, con viajes por distintas zonas y estancias en Madrid o Baleares: Destaca un documental que dirigió –por cuestiones meramente alimenticias– sobre una cacería de perdices que le encargó un tal Lipperheide. He buscado información en google, pero no hay ninguna constancia. Quizá, en alguna estantería olvidada, esté esta película esperando ser redescubierta.

El único aspecto que no ha acabado de gustarme es la necesidad de culpar al resto del universo de sus males: en su opinión, absolutamente todo el mundo estaba conjurado contra ella y obraba para sabotear sus planes. Y proyecto tras proyecto y plan tras plan se ve frustrado por esta mano siniestra que pensaba que la perseguía.

thumb

En cualquier caso, el libro es recomendable, la edición es primorosa y permite acercarnos en primerísima persona a una figura capital del cine, admirada por Coppola o por Jodie Foster, que lleva años intentando interpretar su biopic. Otro proyecto que, fiel a la sombra de Riefenstahl, creo que nunca llegará a realizarse.

P.D. Este documental, realizado poco después de la publicación original del libro, es un perfecto complemento de la obra:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s