The Act of Killing: El Horror

“Matar está prohibido. Por tanto, todos los asesinos son castigados, a menos que maten en grandes cantidades y al sonido de las trompetas” (Voltarie)

Vale la pena…

– Porque pocas veces vas a tener la ocasión de presenciar semejante tipo de documental. Tanto por el tema como por su original y sorprendente puesta en escena. Escalofriantes testimonios de paramiliatres y gángsters apadrinados por el gobierno dictatorial del 65 en Indonesia y espeluznantes representaciones de cómo torturaban y ejecutaban a sus víctimas – todos aquellos que eran considerados “comunistas”. ¿Se ha visto algo parecido en alguna otra reciente obra de ficción?

– Por la particular sensación que te deja la película durante y después de su visionado. Una extraño “feeling” te corroe al ir escuchando de unos verdugos, aterradoras descripciones con una frialdad y parsimonia absoluta. No hay imágenes violentas, sólo simulación y representación de sus crímenes, no hay sangre real, no hay música extradiegética, no existe manipulación alguna… Esta absoluta objetividad permite que nos adentremos cómodamente e inconscientemente en la mente del asesino llegando por instantes a empatizar    (¿ o banalizar?) con lo que se nos está contando. Terrible.

– Porque este documental puede ser un claro ejemplo de cómo una obra audiovisual puede llegar, aunque no se si del todo, a cambiar a la gente. Puede llegar a tocar la fibra sensible más recóndita de un asesino, conseguir remover su conciencia y hacerle reflexionar sobre sus actos del pasado. El tercio final de la cinta, cuando uno de los protagonistas observa en pantalla la recreación de sus propios crímenes, evoca esta observación.

– Porque es un documental atractivamente curioso y extraño en todos los sentidos. Te embarga una surrealista sensación de estar viendo un sueño pesadillesco con algunas imágenes estilizadas y sugerentes.

– Porque nos descubre un capítulo aislado de uno de los mayores genocidios del siglo XX de un país oriental, dónde muchos de sus verdugos siguen impunes. Aunque… ¿Debería sorprendernos dicha realidad? ¿Estamos muy alejados de esa situación en Europa?

the-act-of-killing

Pero… 

– Prácticamente nada deficiente se puede extraer. Puede llegar a resultar un documental que toma tanta distancia, puede ser tan gélido, tan desconcertante que para cierto tipo de público, podría resultar difícil conectar o engancharse con ciertos pasajes narrativos. Se requiere un mínimo de esfuerzo intelectual  y psicológico ante lo que se está viendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s