HERMOSA JUVENTUD, SOBREVIVIR DIGNAMENTE

<<- Vamos a tener que irnos

– ¿A dónde?

– No sé… pues a cualquier sitio mejor que este, ¿no?, si aquí no hay nada que hacer…>>

Vale la pena…

Porque supone un giro importante en la filmografía de Jaime Rosales, director de las abstractas La Soledad y Tiro en la Cabeza, donde intenta un acercamiento con su cine a un amplio sector del público, haciendo uso de novedosos formatos narrativos para enganchar y empatizar con esa juventud que se comunica a través de pantallas digitales.

Porque podremos disfrutar de la frescura y talento de los dos actores protagonistas, Carlos Rodríguez e Ingrid García Jonsson, quienes se entregan de lleno a sus respectivos roles. 

Porque Rosales consigue adentrarnos en uno de los sectores más tocados por la crisis, el de aquella juventud menor de 30 años en paro y sin ningún atisbo de esperanza por conseguir ver una luz esperanzadora al final del túnel. Una película que constituye un fiel retrato de la realidad de muchos jóvenes de la España actual. Con una crisis que azota sin piedad y donde una gran parte de la juventud parece que está abocada a tristes y desesperados desenlaces. Terrible y desesperanzador.

Porque el desenlace que sugiere te deja mal sabor de cuerpo, con la sonrisa congelada. Haciéndote partícipe, más que nunca, de la desesperación de estos críos, donde parece que las posibilidades de sobrevivir dignamente son casi nulas.

HermosaJuventud2

Pero…

En un momento tan gris para la población, aunque se atisban ciertos brotes de esperanza, ir al cine para presenciar las desventuras de una joven pareja de barrio obrero por sobrevivir, no debe ser una propuesta cinematográfica muy estimulante para el espectador.

Aún así, la propuesta de Jaime Rosales sigue siendo arriesgada, y aunque convencional en su narración, la puesta en escena y los elementos que maneja su director siguen formando parte del universo del cine de autor y puede desconcertar a cierto público.

La peli bebe en ocasiones del cine de los hermanos Dardenne (echen un vistazo a su película El Niño), pero se nota que le falta algo más de “punch”, garra e incisión en su discurso y planteamiento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s