ROBIN WILLIAMS – HASTA SIEMPRE SR. KEATING

Aunque nunca fui un fan de Robin Williams es difícil no reconocer que sus personajes cinematográficos han formado parte de la infancia y adolescencia de varias generaciones. A través de su extensa y variada filmografía, donde protagonizó grandes y pequeños clásicos de la década de los 80 y los 90, la presencia del actor siempre se hacía notar en cada película que intervenía, por muy breve que fuese su papel o su aparición en pantalla. Su arrollador carisma, su comicidad y desparpajo hacía que el público siempre respondiese con agrado y simpatía la presencia de este cómico. Su popularidad era tal que es raro encontrar a alguien que no haya visto una película suya o haya tenido en su estantería un VHS o un DVD de algún título protagonizado por este cómico que no dejaba indiferente.

Sus participaciones en producciones familiares de la década de los 90 (Hook, Aladdin, Toys, Sra. Doubtfire, Nueve Meses, Jumaji, Jack, Flubber, Pacth Adams, el Hombre Bicentenario) le convirtieron en un clásico de la comedia “light” norteamericana, atraparon a una generación de jóvenes que sucumbieron al encanto, destreza e infinidad de recursos del actor. La industria de Hollywood aprovechó dicho talento y le brindó guiones con los que pudiera desplegar todo su arsenal de gags y variedad de registros.

También se atrevió a dar un giro a su trabajo como actor, encarnando a villanos psicóticos en notables thrillers, como Retratos de Una obsesión o Insomnio al lado de Al Pacino, cuyas transformaciones nos recordaron el abanico interpretativo que poseía Williams.

Protagonista a principios de los 80 de una de las adaptaciones de cómic más denostadas que se recuerdan, Popeye, Robin empezó a llamar la atención con su papel de Garp en la adaptación de la novela de John Irving, El Mundo según Garp. Su popularidad empezó a crecer con la película de Barry Levinson Good Morning Vietnam, pero el rol que le dio el espaldarazo definitivo fue el del profesor Keating en la memorable película del australiano Peter Weir, El Club de los Poetas Muertos.

No recuerdo bien si fue la primera película que pude ver de Robin Williams, pero estoy seguro que es la que más me impactó y la que sigo considerando como valedora de una de las mejores interpretaciones del artista que nos acaba de decir adiós.

En un ejercicio brutal de dosificación de las emociones al límite del histrionismo, Williams encajó perfectamente en el rol de profesor sensible y humanista, dispuesto a sacar lo mejor de cada uno de sus alumnos para decidir lo que quieren ser en la vida y aprender a pensar por ellos mismos. En torno a la figura de Keating, se encontraba un plantel de jóvenes rostros frescos e imberbes que daban la réplica y que, siguiendo el espíritu idealista de su profesor, terminarían por crear el exclusivo club de poetas.

Uno de los grandes méritos del film es el asombroso ejercicio de equilibro narrativo e interpretativo que ofrece, ya que a pesar de que el personaje de Keating es el amo y señor de la función cuando aparece en pantalla, hay espacio suficiente para desarrollar y lucir los personajes interpretados por el joven conjunto de actores (Ethan Hawke, Robert Sean Leonard, etc.), a quienes se les otorga el protagonismo adecuado sin que se vean ensombrecidos por el carisma rebosante del personaje de Williams.

Convertida en obra de culto y clásico instantáneo desde su estreno en el año 89 (recordemos que cumple su 25 aniversario), el film contaba con un férreo y espléndido guión de Tom Shculman, ganador del Oscar por este mismo trabajo, y una emotiva y bella banda sonora del experimentado Maurice Jarré. Si a ello sumamos su lograda y cuidada puesta en escena y la sobria y precisa realización de Weir, nos encontramos ante una obra equilibrada que rebosa sensibilidad y humanidad sin caer en la pedantería y el sentimentalismo barato. Una obra cautivadora y vitalista, una historia universal que perdurará a través de los años. Gracias Sr. Keating.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s