La Isla Mínima: En las entrañas de las Marismas

– No era momento de criticar a los militares. (Juan)

– Lo que dijo ese facha va contra la democracia. Yo solo escribí una carta al periódico, eso no es un delito. (Pedro)

-Este país no es democrático, no está acostumbrado. No puedes esperar meterte con un general y que te den una palmadita en la espalda. Todavía mandan mucho los militares. (Juan)

-¿Y qué hacemos?, ¿Lo dejamos como estaba?… (Pedro)

– Mira dónde has acabado… (Juan)

– Sí, contigo. (Pedro)

 

Vale la pena…

Aunque no me encuentro entre los fans del director Alberto Rodríguez (autor de 7 Vírgenes o Grupo 7), ya que considero que le suele faltar un pulido de guión a sus historias, reconozco que el sevillano es un autor con personalidad y señas de identidad. Siempre busca ofrecer algo diferente, hace uso de la economía de planos narrativos e imprime fuerza a sus imágenes. Posee talento para escribir personajes con sus aristas, ambigüedades y ambivalencias que adquieren un marcado trasfondo humano. 

Portentosa actuación de Javier Gutiérrez, que sobresale por encima del resto, sin desestimar el trabajo de Raúl Arévalo que cumple holgadamente. Notable y cercano retrato de ambos policías, con diferentes personalidades y maneras de enfocar su profesión, cuyo contraste de personalidades genera una química actoral que ayuda a enriquecer la historia y el desarrollo de los acontecimientos.

Por su estupenda fotografía y puesta en escena que brillan con luz propia. El director de foto Alex Catalán, premiado recientemente en el pasado festival de San Sebastián, consigue unas imágenes magnéticas, encuadres y tonalidades que contribuyen a generar ese aire misterioso, hostil, turbio que caracterizaba a esa zona rural de un pueblo anclado en la Andalucía profunda, una España que poco a poco comenzaba a abrazar la democracia.

La decisión de situar la historia en una zona tan característica como las Marismas del Guadalquivir no ha podido ser más acertada para contar esta historia. Un territorio pocas veces visto para la gran pantalla y que el onubense fotógrafo Héctor Garrido supo sacar el máximo partido, con unas asombrosas fotografías aéreas que supusieron una fuente inspiradora para los autores de la película.

Esos paisajes que presentan recovecos de una estructura y geografía fractal marismeña funcionan como una perfecta representación metafórica de lo que nos vamos a ir encontrando a medida que nos adentremos en la trama policial; una investigación que nos llevará por diferentes vías, vericuetos y canales laberínticos, donde la verdad puede aparecer soterrada.

Una película que está por encima de la media en cuanto a planteamiento, realización y guión. Una historia rica en matices y sutilezas que nos plantea una interesante doble lectura, ya que el caso de la desaparición y asesinato de las jóvenes funciona como thriller y como pretexto argumental para sumergirnos en esa España opaca, turbia, ambigua y olvidada en los prolegómenos de la democracia.

islaminima_albertoRaulArevalo

Pero…

La Isla Mínima es un retrato de nuestra historia política y social reciente, enmascarado en un thriller policíaco detectivesco que funciona en su cometido, atrapa y tensiona, llegando a todo tipo de espectadores. Pero su planteamiento en ocasiones se nos presenta de forma demasiado críptico, donde los interrogantes y las suposiciones se acumulan hasta tal punto que pueden acabar dejándote un cierto poso agrio.

Uno llega a dudar hasta qué punto son decisiones artísticas o conscientes de sus autores, o bien simplemente carencias de un guión trufado de significados, incógnitas y pequeñas subtramas sin resolver que al finalizar la proyección pueden generar confusión y cierta frustración por querer interpretar el cuadro final de la trama.

Aunque el ritmo del montaje es efectivo y coherente, echamos de menos cierta calma en la duración de algunas escenas. Apoyándose el film en una fotografía y una puesta en escena como las que nos ofrece, se hubiera agradecido un ritmo más sosegado y contemplativo en las diferentes secuencias, más aún tratándose de una historia detectivesca donde proliferan datos sobre el caso a resolver. Parece que hubieran querido emplearse a fondo con la tijera en la sala de montaje para no aburrir al espectador.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s