PERDIENDO EL NORTE: HUMOR EN TIEMPOS DRAMÁTICOS; ALEMANIA NO ES EL PARAÍSO LABORAL

“Emigrar y engañar a la familia viene a ser casi lo mismo”

Dos universitarios desesperados ante la falta de oportunidades profesionales en España deciden emigrar a Berlín tras verse enganchados por el programa televisivo “Españoles por el Mundo”. Un grupo de residentes españoles afincados en la ciudad desde hace un tiempo intentará ponerles los pies sobre la tierra, pero pronto se darán cuenta que Alemania no es el paraíso laboral que esperaban y que tendrán que saber adaptarse a todo tipo de situaciones adversas.

Teniendo en cuenta los excelentes resultados que ha cosechado la comedia española en taquilla estos últimos años, nos llega con gran expectación el nuevo trabajo del director Nacho G. Velilla, especialista en el género, que dejó muy buenas sensaciones con Fuera de Carta o Que Se Mueran los Feos, aunque ya venía curtido como guionista de series de televisión como 7 Vidas o Aída.

Velilla saca partido a un guión escrito por tres personas más, que se basa en un contexto de máxima actualidad sobre la precaria (y dramática) situación laboral de los jóvenes en nuestro país, sin dejar de lado los siempre hilarantes choques culturales y lingüísticos que suelen dar mucho juego (como por ejemplo en 8 Apellidos Vascos). Para ello, la todopoderosa productora Atresmedia, que no escatima en promoción y publicidad, ha reunido un elenco actoral de lo más variado y atractivo, donde destacan los jóvenes Yon González, Blanca Suárez, Úrsula Corberó y Julián López, así como los veteranos Javier Cámara, Carmen Machi o José Sacristán.

FotoPeli_PerdNorte

González y Suarez (ambos salidos de la televisión y en busca de su consagración definitiva en cine) generan la química necesaria para encandilar y protagonizar esta comedia romántica que intenta ser un producto equilibrado de géneros, donde los gags se funden con la nostalgia del inmigrante y la crítica social. Loable es el intento por procurar arrancarnos carcajadas con un tema de fondo tan alarmante como actual para retratarnos la situación de cierto sector que vive nuestro país.

Miki Esparbé asume la responsabilidad de acaparar la mayor parte de secuencias humorísticas al límite de la exasperación, y los toques de humor restantes vienen de la mano de los siempre carismáticos y aunque ya muy encasillados Arturo Valls y Julián López. Los actores fetiches de Velilla, Cámara y Machi, también tienen un papel destacado y cumplen sobradamente con sus roles de padres modelos. No podemos olvidar a José Sacristán, bestia parda de la interpretación, que siempre lo borda y se lo puede permite todo. Su voz, fuerte carácter y presencia inundan la pantalla.

Comedia con ritmo, solvente producción, desenfadada, complaciente, agradable, previsible, que se deja ver a pesar de todas sus carencias y que pretende dotar de cierto humor a la crítica situación laboral que atraviesan los jóvenes en nuestro país, esperando sumarse así al grupo de recientes títulos que han ido arrasando entre el público familiar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s