MR. HOLMES: EL OCASO DEL DETECTIVE

Desde el cine mudo, numerosas y variadas han sido las adaptaciones cinematográficas que se han hecho sobre la famosa figura literaria creada por Arthur Conan Doyle a finales del siglo XIX, habiendo conseguido crear un icono de nuestra cultura popular que ha llegado a todo tipo de público.  Es posible que después de Drácula, sea el personaje literario que más veces ha visto trasladarse sus aventuras al formato audiovisual. Las adaptaciones al cine más recordadas podrían ser aquellas interpretadas por Basil Rathbone y Nigel Bruce en los años 40, también destaca la versión de la Hammer con Peter Cushing y dirigida por Terence Fisher (El Perro de Baskerville, 1959) o bien una de las últimas películas de Billy Wilder, La vida Privada de Sherlock Holmes (1970). Tampoco puedo olvidar aquella versión por la que siento una especial nostalgia ya que me rememora a ese cine palomitero de los 80 como es El Secreto de la Pirámide (1985) dirigida por Chris Columbus. Recientemente, hemos sido testigos del revulsivo que le ha querido dar Guy Rithcie con Robert Downey Jr. y Jude Law, convirtiendo a Holmes y Watson en héroes de acción.

Ahora nos llega una nueva versión de este enigmático personaje basada en la novela de Mitch Cullin, Un sencillo truco mental, que nos presenta a un Holmes nonagenario algo huraño pero que se resiste a perder su mente lúcida y privilegiada. Pocos actores británicos y longevos serían capaces de dar vida al entrañable detective en el ocaso de su carrera como Ian McKellen, presencia respetada y admirada por la gran audiencia gracias a sus papeles en las sagas de X-Men y El Señor de los Anillos.

Jubilado y retirado en una granja de la provincia de Sussex, donde convive con el ama de llaves (interpretada por la versátil Laura Linney) y el hijo de esta, Roger, Holmes dedica su tiempo a la escritura de su diario y al cuidado de las abejas, hasta que resurge un enigma ocurrido hace 50 años, relacionado con una mujer algo perturbada que pudo haber sido su amor del pasado. A partir de entonces, Holmes, con la ayuda del joven Roger, comenzará una investigación basada en sus frágiles recuerdos para intentar cerrar el último caso que podría ser el más complicado de su carrera.

El director Bill Condon vuelve a dirigir a McKellen después de su colaboración en la fascinante Dioses y Monstruos(1995), película que le descubrió al gran público, en esta adaptación literaria que conserva la mirada intimista, emocional y pausada de la obra original. Un film donde se nos muestra el lado más personal y humano del detective, un anciano solitario y gruñón pero que conserva su legendario poder de deducción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s