EL CINE ESPAÑOL AHONDA EN LA SENDA DEL “THRILLER” DE ACCIÓN CON CIEN AÑOS DE PERDÓN Y TORO

El sorprendente éxito de crítica y público que supuso la revolución de Celda 211 de Daniel Monzón, allá por el 2009, desencadenó por parte del bipolio de producción nacional Atresmedia/Mediaset una proliferación de proyectos cinematográficos con aires de thriller, protagonizados por personajes a ambos lados de la ley, con escenas de acción sofisticadas y un empaque visual narrativo de primer orden.

No tardaron en engrosar la lista de dicho género filmes como No Habrá Paz para los Malvados, Grupo 7, El Niño, La Isla Mínima o recientemente El Desconocido, que han venido a confirmar que la industria no tiene complejos en abordar dichas temáticas, y que el público abraza este tipo de productos sin reparos.

Este año nos llegan dos esperados títulos que no esconden sus cartas en cuánto a ambición formal se refiere, y en presentar similitudes argumentales con el cine negro de acción norteamericano. En ambos encontramos la presencia de Luis Tosar, actor incombustible y casi siempre un valor seguro, pero parece que no muestra reparos en aceptar todo lo que le se le ofrece, y cuyo rostro ya empieza a cansar un poquito.

Hace pocos días salió el segundo, y parece que definitivo, avance de Cien años de Perdón, potente título dirigido por el antaño prometedor director vasco Daniel Calparsoro (Combustión), pero que últimamente ha dado la sensación de querer acomodarse en la mediocridad y no ha estado la altura de sus sugerentes y personales trabajos de los años 90 (Salto al Vacío, A ciegas).

Con este thriller de robos, escrito por Jorge Guerricaechevarría (colaborador habitual de Alex de la Iglesia), parece que podría volver a lo grande. La película aborda un atraco a un banco valenciano, tras el cual se ocultan más intereses y secretos de los inicialmente previstos, y cuyo desenlace no sólo provocará roces entre el grupo de atracadores, sino que levantará ampollas en banqueros, políticos y gente poderosa.

Tosar, Raúl Arévalo, José Coronado (parece que no hay más actores en nuestro país), Rodrigo de la Serna y Luis Callejo encabezan esta producción que parece una apuesta fuerte por el cine de acción duro, yendo directa al grano, sin concesiones, y donde se intuye un giro final sorprendente con una fuerte carga de crítica al sistema financiero.

El segundo avance no es menos potente, se trata de Toro, segundo largo de Kike Maíllo, que ya demostró sus buenas dotes como cineasta con la ciencia ficción en Eva, a pesar de que pasó de puntillas por la taquilla.

Cuenta con la ayuda de otro par de grandes guionistas, Rafael Cobos (La Isla Mínima) y Fernando Navarro (Anacleto, agente secreto), donde encontramos a Mario Casas que da vida a un tipo que se ha dedicado a sobrevivir en los márgenes de lo legal, y que cuando por fin intenta cambiar de vida, tras salir de prisión cinco años más tarde, se verá arrastrado por su hermano (una vez más Tosar) a una nueva espiral de violencia y tragedia. La particularidad de la historia es que toda la acción transcurrirá a lo largo de 48 adrenalíticas horas.

Todo muy trillado, códigos del género muy recurrentes, trama aparentemente previsible, muy vistoso y con buenas intenciones. Pero aún así podría merecer su visionado.

Completan el reparto Ingrid García Jonsson, José Sacristán (viviendo una segunda juventud en su carrera profesional) y Claudia Vega.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s